Skip to content

Cómo funciona ChatGPT: Explicando modelos de lenguaje grandes en detalle

Todos los días interactuamos con la inteligencia artificial, a menudo sin siquiera darnos cuenta. Una de estas IA es ChatGPT, un gran modelo de lenguaje desarrollado por OpenAI. Esta IA alimenta numerosas aplicaciones y se conoce por su capacidad de generar texto similar al humano. Entonces, ¿qué hay bajo el capó? ¿Cómo funciona ChatGPT?

Una introducción a ChatGPT

ChatGPT, o Generative Pre-trained Transformer, es un gran modelo de lenguaje (LLM) desarrollado por OpenAI. En su núcleo, es un generador de texto, lo que significa que está diseñado para generar texto similar al humano que continúa a partir del texto que se le proporciona. Para lograr esto, se basa en una serie de probabilidades que estiman qué secuencias de palabras deberían seguir lógicamente. Esta es la base de funcionamiento de ChatGPT.

Es importante tener en cuenta que la habilidad de ChatGPT no surge de la comprensión del texto, sino de su capacidad bien afinada para predecir lo que viene a continuación, basado en la enorme cantidad de datos en los que ha sido entrenado. Este extenso entrenamiento y la complejidad asociada a su funcionamiento son lo que hace que ChatGPT sea tan intrigante.

El corazón de ChatGPT: Modelos de lenguaje grandes (LLMs)

Los Modelos de Lenguaje Grandes como ChatGPT están diseñados para manejar grandes cantidades de datos. Aprenden de las complejidades y matices del texto humano, lo que les permite crear salidas de texto que parecen convincentemente similares al humano. El proceso de entrenamiento implica alimentar a los LLMs con diversos datos de texto, con el objetivo de aprender los patrones y estructuras inherentes al lenguaje humano.

Entonces, ¿cómo surgen estas probabilidades y dónde encajan en el gran esquema de las cosas?

Comprendiendo el papel de las probabilidades en ChatGPT

El principio fundamental de ChatGPT gira en torno a las probabilidades. Estima la probabilidad de que ocurran ciertas secuencias de palabras, basándose en su extenso conjunto de datos de entrenamiento. Estas probabilidades son fundamentales para el proceso de generación de texto, permitiendo que ChatGPT produzca respuestas coherentes y contextualmente adecuadas.

Consideremos un escenario en el que se le asigna a ChatGPT la tarea de predecir la siguiente palabra en la frase: "El sol sale en el _____." Dado su entrenamiento, el modelo comprende que la palabra más probable para completar esta frase es "este". Por lo tanto, utiliza estas probabilidades para continuar el texto que ya tiene, agregando el nivel apropiado de creatividad y aleatoriedad basado en un parámetro conocido como "temperatura".

El parámetro de temperatura afecta la salida del modelo al influir en la distribución de probabilidades. Una temperatura más alta conduce a una mayor aleatoriedad, mientras que una temperatura más baja resulta en salidas más predecibles y seguras.

Más lecturas: Qué está haciendo ChatGPT por Stephen Wolfram (opens in a new tab)

La arquitectura de red neuronal de ChatGPT

ChatGPT se basa en una forma sofisticada de red neuronal artificial conocida como Transformer. La arquitectura de estas redes imita en cierta medida el cerebro humano, con nodos (similares a neuronas) y conexiones (similares a sinapsis) que forman una compleja red de interacciones.

Estas redes están compuestas por capas de neuronas, a cada una de las cuales se le asigna un peso o significado específico. El proceso de entrenamiento busca encontrar estos pesos óptimos, permitiendo que la red haga predicciones precisas. Los datos de entrada se alimentan a la red, y cada neurona evalúa una función numérica basada en su entrada y peso, pasando el resultado a la siguiente capa. Este proceso se repite hasta que se obtiene un resultado final.

Curiosamente, la arquitectura y el funcionamiento de estas redes son similares al funcionamiento neural en nuestros cerebros. Así como una neurona pulsa según los pulsos que recibe de otras neuronas, cada nodo en la red neuronal se activa en base a las entradas y sus pesos.

En la siguiente sección, profundizaremos en el proceso de entrenamiento de estas redes neuronales y cómo ajustan sus pesos para mejorar su rendimiento.

El proceso de entrenamiento: creación de un modelo de lenguaje eficiente

Al igual que los humanos aprenden a través de la experiencia, el entrenamiento es la fase en la que nuestro modelo de lenguaje, ChatGPT, aprende a partir de grandes cantidades de datos. Este entrenamiento implica ajustar los pesos de la red neuronal para reducir la diferencia entre la salida del modelo y el resultado real.

El papel de la función de pérdida en el entrenamiento

Entrenar una red neuronal como ChatGPT es un proceso iterativo y computacionalmente intensivo. Durante cada iteración, el modelo utiliza una función de pérdida para medir la diferencia entre su predicción y la salida real. El objetivo final es ajustar los pesos de tal manera que el valor de la función de pérdida se minimice, lo que indica que la salida del modelo se acerca lo más posible al resultado previsto.

A medida que el modelo procesa más datos y ajusta sus pesos, el valor de la función de pérdida debería disminuir idealmente. Esto indica que el modelo está mejorando en la generación de texto que se corresponde con los ejemplos en los que fue entrenado. Sin embargo, si el valor de la función de pérdida no se estabiliza con el tiempo, podría ser señal de que la arquitectura del modelo debe ajustarse.

Curiosamente, a menudo es más fácil para estas redes neuronales resolver problemas más complicados que los más simples. Esto podría parecer contra intuitivo, pero en realidad es una ventaja, ya que les permite manejar problemas complejos del mundo real.

El Transformer: Clave del éxito de ChatGPT

ChatGPT debe gran parte de su rendimiento y escalabilidad a la arquitectura de Transformer. Esta forma de red neuronal permite que el modelo comprenda el contexto de las palabras y la relación entre palabras que están separadas en una oración o párrafo.

A diferencia de otros modelos que leen el texto de forma secuencial, los Transformers pueden leer todo el texto de una sola vez, lo que permite un procesamiento de texto más rápido y con más contexto. Este enfoque hace que los modelos de los Transformers sean particularmente efectivos para las tareas de lenguaje, permitiendo que ChatGPT genere respuestas más naturales y coherentes.

Más información: Attention is All You Need: Un artículo sobre los Transformers (opens in a new tab).

Espacio de significado: La representación del texto

Dentro de ChatGPT, el texto no es solo una cadena de palabras. En cambio, se representa por un conjunto de números en lo que se conoce como 'espacio de significado'. Esta representación numérica de palabras permite que el modelo entienda la relación semántica entre diferentes palabras y frases.

Sin embargo, la trayectoria de las próximas palabras no es tan predecible como una ley matemática o física. Está influenciada por el contexto, las palabras precedentes y la creatividad inyectada por el parámetro de 'temperatura'. Esto introduce un elemento de imprevisibilidad que mejora la naturaleza similar a la humana del texto generado por ChatGPT.

¿Qué tan cerca está ChatGPT de un cerebro humano?

Cuando observamos el funcionamiento interno de ChatGPT, es fascinante ver las similitudes entre su arquitectura y la red neuronal del cerebro humano. Ambos tienen nodos (neuronas en el caso del cerebro) conectados por enlaces (sinapsis para el cerebro), y ambos utilizan un proceso iterativo de aprendizaje y ajuste basado en retroalimentación.

Sin embargo, a pesar de estas similitudes, también hay diferencias cruciales. Mientras que el cerebro humano es capaz de pensamiento recursivo, lo que nos permite revisar y recalcular datos, ChatGPT carece de esta capacidad, lo que limita su capacidad computacional.

Además, aunque el proceso de aprendizaje de ChatGPT es impresionante, es mucho menos eficiente en comparación con el cerebro humano. Requiere una gran cantidad de datos y recursos computacionales, a diferencia de la capacidad del cerebro para aprender rápidamente a partir de ejemplos relativamente pocos.

ChatGPT: No precisamente Terminator

Dado la habilidad de ChatGPT para generar texto similar al humano, es tentador pensar en él como un precursor de la inteligencia artificial sentiente que se representa a menudo en la ciencia ficción. Sin embargo, aunque ChatGPT es sin duda avanzado, todavía está lejos de alcanzar una inteligencia artificial general.

En su núcleo, ChatGPT es un modelo probabilístico que sobresale en la continuación de oraciones basado en su entrenamiento. No entiende el texto que está generando de la misma manera que lo hacen los humanos. No tiene creencias, deseos ni miedos. Simplemente predice la siguiente parte del texto en función de las probabilidades aprendidas de sus datos de entrenamiento.

Sin embargo, el progreso logrado con ChatGPT y otros modelos de lenguaje grandes es indudablemente notable. Es un testimonio de hasta dónde hemos llegado en nuestra comprensión y desarrollo de tecnologías de inteligencia artificial. Y a medida que continuamos refinando y mejorando estos modelos, ¿quién sabe qué emocionantes posibilidades nos depara el futuro?

Conclusión

En conclusión, comprender cómo funciona ChatGPT abre una ventana fascinante al mundo de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Desde su arquitectura de red neuronal hasta su proceso de entrenamiento y cómo genera texto, ofrece una combinación única de complejidad y elegancia que continúa evolucionando, al igual que el lenguaje humano mismo.